Llega la primavera y con ella, las ganas de comer helado

La primavera ya está aquí y con ella llega el buen tiempo, las largas tardes con amigos o familia y como no, ¡las ganas de comer helado!

Nosotros tan mediterráneos, tan amantes de la buena comida y la buena compañía, terminar una comida con un gran helado es acabar con buen sabor de boca.

La infinidad de gustos de helados nos hace que tomar la decisión de elegir sólo uno, se nos haga imposible con gustos como de avellana, black cookies, brownie, caffé, pistacho, stracciatella… Sólo de pensarlo, ¡se nos hace la boca agua!

El buen tiempo y la primavera son los aliados perfectos para inaugurar la temporada de helados, una de las mejores partes de todo el verano. Si necesitas más excusas para empezar a comer helado, te dejamos algunas:

  • Comer helado, relaja. Sí, has leído bien. Gracias al triptófano que contiene, ayuda a combatir el estrés y el insomnio.
  • Aporta calcio, ya que su base es láctea, de yogur o leche.
  • Es una fuente de energía por su contenido de hidratos de carbono.
  • Si estás a dieta, no sufras. Las calorías que tiene un helado equivalen un 10% a las que tienes que consumir en todo el día. Comer con moderación es la clave.
  • Los helados nos ayudan a refrescarnos del calor.
  • Y por último, ¡te hará feliz! Recuerda la cara de felicidad de un niño comiendo un helado…

Y es que no nos podemos imaginar el buen tiempo sin un helado entre nuestras manos.

Tienes más excusas para comer libremente helado tradicional con acabado artesano, con una textura cremosa que se deshace suavemente en nuestro paladar, como las Vaschetta de Alemany.

¡Eh! No te olvides de leer nuestro último artículo sobre los consejos sobre cómo decorar una mona de chocolate y triunfar como padrino el próximo lunes de Pascua.